martes, 11 de agosto de 2009

Etimología de la palabra Persona


 En el Tratado Del Origen de los vocablos de Gabio Baso se señala que la palabra persona viene del latín persona, o sea máscara usada por un personaje teatral. El latín lo tomó del etrusco phersu y éste del griego prospora: máscara. Máscara en griego está formada por pros:delante y opos:cara, o sea “delante de la cara”. En el teatro griego, para llegar a los espectadores, se usaba una máscara que expresaba sentimientos y emociones. Estas máscaras se llamaban persona (para sonar/resonar) pues tenían una concavidad estrecha para la repercusión e intensidad del sonido. Esta palabra pasó al vocabulario jurídico romano y después a la filosofía, teología y antropología metafísica. En el derecho romano los esclavos eran hombres pero no eran personas. Cabría decir que el concepto de persona apareció como resultado de un proceso vinculado a la liberación, al menos teórica, de los esclavos (o de los bárbaros) y no como un mero concepto abstracto, mental, intemporal.